Malas prácticas en Twitter

Twitter: ¿te sigo para que me sigas?

Tenemos una empresa, un proyecto o, simplemente, nos creamos nuestra primera cuenta en Twitter. Cambiamos el huevo y ponemos una imagen de perfil que nos represente, seguimos algunos de los usuarios recomendados por Twitter y empezamos a buscar otros que nos resulten interesantes. Pasan los minutos, pasan las horas, pasan los días… y nuestros seguidores no crecen, o lo hacen a un ritmo muy lento.

Twitter: seguir para obtener seguidores

De repente, alguien nos dice: “¿Eso? Sigue a mil personas y conseguirás que te sigan 600, por lo menos”. Otro, con un poco más de sentido común, añade: “Pero que tengan algo que ver contigo, porque si no, no te van a devolver el follow”. Ni cortos ni perezosos, hacemos lo que nos indican nuestros amigos y seguimos a mil personas. Nuestros seguidores aumentan, muchos nos devuelven el follow y nosotros nos sentimos satisfechos con nuestro trabajo.

“Bien, ahora todos se enterarán de lo que hago, mis cientos de seguidores leerán mi blog o comprarán mis productos. ¡Soy famoso! Chúpate ésa, Twitter”, pensaremos. De nuevo, pasan los días e, incluso, las semanas y mientras nosotros nos dedicamos a vender hablar de lo bueno que somos, ni las visitas ni las ventas aumentan. Nadie responde a nuestros tuits. Tenemos muchísimos seguidores pero ninguno nos hace caso. “Esto de las redes sociales no sirve para nada”. Cerraremos nuestro Twitter y no querremos volver a saber nada del pajarito azul.

La falta de estrategia, el problema real

El problema, evidentemente, no radica sólo en el hecho de seguir usuarios porque sí. Faltan objetivos, falta estrategia, falta conversación y, como consecuencia de todo ello, nos faltan seguidores de calidad que realmente estén interesados en lo que tenemos que ofrecerles. La idea de “te sigo para que me sigas” no funciona.

En Twitter, yo sigo a aquéllas personas que me resultan interesantes, a otras las sigo mediante listas en función del contenido que tratan, pero nunca le devuelvo el follow a las cuentas que no me aportan nada (teniendo en cuenta que yo Twitter lo utilizo como herramienta profesional).

¿Qué ocurre? Que cuando las empresas que siguen esta técnica ven que no les devuelvo en follow, dejan de seguirme y… acabo teniendo una mala imagen de ellas. Le resta credibilidad a la marca y me hace pensar que sólo me ven como un número en su informe a final de mes, que no les importo como cliente y que, además, no se han enterado de qué va esto del Social Media.

¿Cómo consigo seguidores, entonces?

Trabajando mucho. Nada bueno se consigue sin esfuerzo. De lo que se trata es de generar una comunidad en torno a nuestra marca, nuestro producto, nuestros valores. Transmitamos cuáles son, seamos humanos en redes sociales aunque hablemos a través de cuentas corporativas.

¡Conversemos!, y eso implica hablar, pero también escuchar. Participemos en debates y sí, sigamos a gente de nuestro sector, pero porque nos resulten interesantes. Respondamos a sus tuits, hablemos con ellos.

Publiquemos contenido interesante y no intentemos venderle la moto a nadie. Sólo así nos integraremos en los medios sociales, sólo así conseguiremos que nos presten atención y sólo así crearemos comunidad. Comprar seguidores, seguir para que te sigan y otro tipo de técnicas similares te darán cantidad, pero no calidad. ¿Es eso lo que quieres?

You may also like

9 comments

  • Victor Iturrioz 3 mayo, 2012   Reply →

    Hola Lucía;

    Yo llevo bastante tiempo trabajando como responsable de comunicación online para una empresa bastante grande de formación en deporte y salud (por si tienes curiosidad por ver mi trabajo http://www.orthos.es y yo llevo los canales de redes sociales entre otras cosas). Estoy parcialmente de acuerdo con lo que dices. Tengo la suerte que mi trabajo contiene una doble óptica: la del community manager que quiere sumar para presentar números y la del responsable de comunicación que debe pensar cómo rendibilizar y, si es posible, monetizar esos números. Considero que en Twitter, la competencia es tan atroz, que el “tú me sigues, yo te sigo” si que puede funcionar como primera plataforma de lanzamiento de un canal. Nadie sigue a un canal con 100 followers por interesante que parezca. Si tienes 1.000, la cosa cambia, y quizá a través de todo eso que dices sí llegues a construir comunidad y establecer diálogo, aunque sólo sea con unos pocos de esos 1.000 usuarios, la mayoría de los cuales serán empresas que, como tú, buscaban sumar.

    • Entiendo tu razonamiento, pero sigo pensando que es preferible crear unos cimientos fuertes sobre los que se sostenga la comunidad que generemos. Al final, hay dos maneras de hacerlo: una rápida (buscando primero la cantidad y luego filtrando) y otra que requiere paciencia y esfuerzo. En mi experiencia, esta última nos proporciona unos resultados mucho más fiables a largo plazo para obtener ese compromiso de los clientes con la marca.

  • Javier Beneitez 6 mayo, 2012   Reply →

    Buen trabajo! Bien escrito, claro y constructivo. Totalmente de acuerdo contigo.
    Si encuentro tu cuenta de Twitter te seguiré, no para que me sigas, sino para nutrirme con tu actividad en el mundo 2.0 en el que nunca se puede dejar de aprender.
    Gracias!

  • Ruben 9 mayo, 2012   Reply →

    Yo soy un emprendedor, hace 1 año monte un lavadero en Murcia (www.lavaderolaflota.com disculpa que no pierda la oportunidad 🙂 ) volcado en una comunicación de nuestro trabajo como centro de detallado en las RRSS, formándome a través de múltiples blogs sobre el tema. El problema parte de una falta de didactica de los responsables de SM hacia sus responsables, haciendo ver que ese trabajo es un largo camino, que se puede optimizar, pero no existen atajos.

    • Quizás pueda ser por falta de conocimiento de los medios sociales, pero precisamente por ello es necesario contar con profesionales o formarse, como tú mismo has hecho por ti mismo. De todos modos, los verdaderos profesionales de la comunicación son conscientes de que las herramientas cambian, pero que al final se trata de lo mismo: alcanzar objetivos empresariales y, para ello, hace falta estrategia. No obstante, estoy de acuerdo, hay que concienciar a las marcas de que cada proceso lleva su tiempo, pero claro… eso implicaría que se esfumara el humo que muchos “profesionales” venden… ¡Gracias por comentar, Rubén! 🙂

      • Ruben 10 mayo, 2012   Reply →

        Hace unos días, en una charla de Isra Garcia en adictos al SM en Murcia, nos dejo unas perlas sobre los smokemakers. Gracias por compartir en tu blog 🙂

  • evelyn 22 julio, 2013   Reply →

    Buen articulo(;
    Si encuentro su cuenta los sigo(;
    Hace unos instantes me hice una cuenta, porque parece genial(;
    Siganme: Eveliyn Garcia

  • Silvia 23 julio, 2013   Reply →

    Muy interesante tu artículo y muy acertado! Cuando veo que me sigue alguna empresa, siempre la inspecciono un poco y si creo que me va a aportar algo bueno, les añado! en cambio, cuando veo que me dejan de seguir en el momento en que ven que no les sigo o, en su defecto, cuando ya han conseguido que les siga… como tú dices, me hacen tener mala imagen de ellas. Tú has ganado una nueva seguidora! 🙂 Enhorabuena por tu blog.

    Un saludo!

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Crea tu Plan de Marketing

Crea tu Plan de Marketing

 

Solicita ahora tu kit de plantillas para empezar a trabajar en tu Plan de Marketing. Sólo tienes que introducir tus datos para recibir una infografía con el paso a paso del Plan de Marketing, una plantilla para hacer seguimiento de tus KPI y una página rellenable para tener todo tu Plan de Marketing a la vista.

Te has registrado con éxito, enseguida te redirijo y te envío tu kit de plantillas.

Twittear
Compartir
Compartir
+1