Storytelling para la fotografía de productos

Cuenta una historia con las fotografías de los productos de tu tienda online

¿Puede una fotografía contar una historia? ¡Claro que puede! Es más, lo ideal es que lo haga. Así lograremos conectar más fácilmente con nuestro público. Lo interesante es que esta técnica no se limita a la fotografía artística o callejera. Por eso, si tienes una tienda online, te recomiendo que empieces a utilizar Storytelling para la fotografía de productos.

Conseguiremos llamar la atención de los visitantes a nuestra web y que éstos se sientan rápidamente identificados con los artículos que vendemos. La clave está en dotar de contexto a nuestros productos. Así, nuestro clientes sabrán enseguida si es para ellos y cómo lo utilizarán.

¿Quieres aprender a utilizar el Storytelling para la fotografía de productos? Te cuento cómo puedes hacerlo.

Storytelling para la fotografía de productos

Cuando hablamos de contar una historia, nos referimos a crear un ambiente para nuestros productos que transporten inmediatamente a nuestros clientes a una situación concreta. La imagen debe trasladarles al momento en el que utilizarán nuestro artículo.

  • Imaginemos que vendemos un producto cosmético. Por ejemplo, un sérum reparador para nuestro cabello. En lugar de mostrar el bote sin aportar mayor información, generemos un ambiente. Fotografiemos el envase en un baño bien decorado, contemos con una modelo que lo aplique sobre su cabello o rodeemos al sérum de otros objetos que transmitan cuidado y bienestar: un cepillo de madera, aceites esenciales, una vela de olor, etcétera.

De este ejemplo podemos extraer una conclusión. Para crear ambiente, podemos contar con tres elementos:

  • Decoración
  • Modelos
  • Objetos cotidianos

Veamos cómo podemos ayudarnos de cada uno de ellos.

La decoración en tus fotografías

La decoración constituye una gran aliada a la hora de utilizar el Storytelling para la fotografía de producto. Nos permite generar ambientes a través de las diferentes texturas, luces, colores, etcétera. Si queremos transmitir paz, podremos optar por materiales naturales como el bambú o la madera con blanco. En cambio, si queremos transmitir dulzura, podremos jugar con los colores pastel.

Cuando hablamos de decoración dentro de una fotografía de producto, nos referimos al uso de estancias, muebles, utensilios, complementos, etc. que ayuden a ubicar a nuestro producto en su contexto. Aquí tenemos algunos ejemplos:

  • Pongamos que vendemos productos de papelería, como una libreta con un diseño único. Podríamos utilizar una bonita mesa de escritorio, acompañada de una silla de estilo moderno.
  • Quizás vendamos peluches hechos a mano para niños. ¿Por qué no incluirlos en una habitación infantil que haga resaltar nuestro producto? Podríamos colocarlo sobre la cama o en un estante, por ejemplo.
  • Si vendemos objetos decorativos, necesitamos incluirlos en la estancia a la que pertenecen. Digamos que queremos mostrar una nueva estantería colgante. ¿La fotografiarías a ella sola en una pared blanca o la incluirías en una habitación, como un salón o un estudio, en la que llame la atención? Obviamente, la segunda opción permitirá que nuestros clientes imaginen más fácilmente cómo quedaría nuestro artículo en su hogar. ¿Quieres un ejemplo real? Navega por la web de Maisons du Monde.

Cuenta con modelos atractivos

¡Y atención! Por atractivos no me refiero a modelos que entren dentro de los cánones de belleza establecidos a nivel global. Contrata a modelos que atraigan la atención de tu público porque pueda sentirse representado o inspirado por ellos. ¿Cuándo es importante que contemos con modelos? Cuando vendamos productos que requieran de la interacción de una persona (o una mascota). Veamos algunos ejemplos que nos ayuden a entenderlo mejor:

  • Si nuestros productos se dirigen al público infantil, haremos que en nuestras fotografías aparezcan niños utilizándolos. ¿Vendemos ropa? Contemos con diferentes niños que vistan nuestras prendas. Sabemos perfectamente que cualquier prenda de vestir queda mejor puesta que en la percha. Si no puedes permitirte fotografiar cada prenda que incluyas en tu tienda online, selecciona sólo algunas de ellas. Realiza una sesión de fotos a modo de catálogo y utilízalas para destacar las diferentes secciones de tu web. Tus clientes se harán, al menos, una idea de cómo quedarán el resto de prendas. Mira los ejemplos de MayoralOmini o La Señorita Babies & Moms.
  • Cambiemos de ejemplo. ¿Y si vendemos juguetes y otros accesorios para nuestras mascotas? Existen muchos productos que se venden mejor si uno de nuestros perros, gatos, hámsters, etc. aparecen con él. De nuevo, ¿hay que hacer fotos de TODOS los productos? No es necesario. Para vender una cama para perros, por ejemplo, que tenemos en diez colores diferentes, bastará con que hagamos la foto de una. Lo mismo con un mordedor o un rascador para gatos. Ahora, si vendemos un producto muy novedoso poco conocido, sí es importante que mostremos cómo lo utilizarían nuestras mascotas. Te recomiendo los ejemplos de Mascoteros o Tiendanimal.

Lo extraordinario de los objetos cotidianos

El último de estos tres elementos para usar el Storytelling para la fotografía de productos es el uso de objetos cotidianos. Si nuestro objetivo es contextualizar nuestros artículos y crear un ambiente en el que destaquen, es importante que los acompañemos de productos complementarios. Si también los vendemos en nuestra tienda online, incluso mejor, pero no es necesario. Lo vamos a entender mucho mejor con algunos ejemplos:

  • Vendemos productos de belleza para un público amplio: mujeres, hombres y niños. Si queremos que las visitas a nuestra web encuentren fácilmente el producto que mejor se adapta a ellos, podemos lograrlo con las imágenes. ¿Vendes un champú específico para hombres? Crea un bodegón y acompaña el envase de otros objetos tradicionalmente masculinos. ¿Vendes un jabón para niños? Utiliza artículos para el baño de los más pequeños, como un juguete para la bañera. Este ejemplo me encanta ilustrarlo con The Singular Olivia.
  • ¡Otro ejemplo! Digamos que nuestros productos son gastronómicos, vendemos unos deliciosos pasteles elaborados artesanalmente. Podríamos fotografiarlos listos para comer, con su plato y sus cubiertos o podríamos situarlos en la cocina, como recién salidos del horno, aún con el papel vegetal, la harina en la mesa y una cuchara de palo. Me encantan las fotografías que Carmen hace para su blog, Tía Alia.

Utilizar el Storytelling para la fotografía de productos es mucho más sencillo de lo que creemos y no tiene por qué requerir de grandes inversiones. Obviamente, siempre es mejor contar con fotógrafos profesionales, pero hoy día existen en Internet multitud de cursos online que nos enseñan las bases para aprender a crear imágenes únicas de nuestros artículos. Si aún no podemos contratar a modelos profesionales, siempre podremos contar con la ayuda de familiares y amigos que quieran participar. Eso sí, es muy importante que cuidemos siempre la calidad de las fotografías: la iluminación y el enfoque son dos aspectos que no pueden fallar.

Curso Online de Storytelling para Emprendedores

You may also like

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Compartir233
Compartir5
+1