El último tango de Salvador Allende

Roberto Ampuero: “El último tango de Salvador Allende”

Roberto Ampuero: El último tango de Salvador AllendeEn mi último viaje a Chile, decidí que quería conocer más de los autores chilenos contemporáneos. Conocedora del gran legado que nos dejaron Pablo Neruda, Roberto Bolaño o Gabriela Mistral, entre otros, quería saber cómo había evolucionado la literatura en el país que tanto me estaba gustando. Así que cada vez que pasaba por delante de alguna librería, entraba, buscaba y rebuscaba, pero no encontraba nada que llamase mi atención. Un día, cuando volvía de pasar la tarde en el Lago Villarrica, me entretuve en un mercado de artesanías, donde sobre todo encontré puestos con todo tipo de objetos realizados en madera y donde probé el mejor mote con huesillo que pude tomar en Chile. Allí había un pequeño puesto con gran cantidad de libros, la mayoría best-sellers. Uno de ellos llamó mi atención: El último tango de Salvador Allende, de Roberto Ampuero, en edición de bolsillo. Me gustó su portada, que me pareció delicada e íntima como la de un diario personal; me intrigó su título (“¿Cuál fue su último tango? ¿Salvador Allende bailaba tangos?”) y me capturó su sinopsis. Aunque aquello fuese ficción, quería saber más de la figura de Allende, quería conocer un poco más de la historia de Chile, de su cultura, de su gente y, aunque aquello fuese ficción, podía ayudarme a esbozar unos primeros trazos.

Crítica literaria

Cuando comencé a leer la obra de Roberto Ampuero, ya no pude parar hasta finalizarlo. La historia se narra desde dos puntos de vista: el de Rufino, el zapatero convertido en panadero que escribe en su diario las conversaciones que mantiene con el presidente Salvador Allende y el de David Kurtz, ex agente de la CIA que muchos años después debe descifrar la relación de su hija fallecida con el diario de Rufino. Con un estilo sencillo y una narración adecuada a cada uno de estos dos personajes, Roberto Ampuero nos hace viajar a los últimos meses de vida de Salvador Allende y consigue que nos instalemos en la casa presidencial de Tomás Moro como espectadores invisibles de la tragedia que se acerca, concienciándonos página a página sobre el peso que tiene la historia.

La conexión entre Rufino y David Kurtz no lo descubrimos hasta el final de la obra, pero desde el principio conocemos que ambos fueron coetáneos y que ambos vivieron desde situaciones completamente opuestas el golpe de Estado por parte de las Fuerzas Armadas de Chile. Mientras que Rufino había conocido a Allende en sus años de juventud en el taller de un zapatero anarquista, Kurtz había trabajado para frenar el comunismo en Chile y derrocar, por tanto, al entonces presidente. Rufino es un hombre sensato que vive las carencias que sufre la sociedad y que trata de hacer consciente a Salvador Allende mediante intensas discusiones. Por su parte, Kurtz es frío y se mantiene distante con lo vivido en Chile décadas atrás. Su única razón para viajar al país es cumplir con el deseo que su hija le había formulado momentos antes de morir. Para diferenciar el relato de uno y otro, Roberto Ampuero recurre a la música que cada uno de los personajes escucha y cuyas letras preceden a cada capítulo: tangos en el caso de Rufino, rock casi siempre en el caso de Kurtz.

La música es también lo que une a Salvador Allende y a Rufino, además de su pasado. El presidente, ignorante en el tango, descubre en su asistente a un experto en el tema y le pide que le enseñe sobre autores, cantantes, orquestas y letras. Por mucho que Rufino se empeña en ponerle tangos de amor, el presidente sólo quiere escuchar aquellos más reivindicativos, los más relacionados con la política. Como en una partida de ajedrez, otra de las pasiones que les unen, las conversaciones entre los dos personajes son tensas y, con cada frase, mueven una ficha que logra desestabilizar a su adversario hasta llegar, en alguna ocasión, al jaque mate. Con sus reflexiones y reproches, de las que sabemos porque Rufino lo refleja en su diario, vamos conociendo cada vez mejor a ambos, al ritmo que lo hace David Kurtz cuando el diario cae en sus manos años más tarde.

En cuanto a David Kurtz, el verdadero protagonista de la historia, deberá enfrentarse a los fantasmas de su pasado. Descubrir la identidad de quién se oculta tras el diario de Rufino y hallar la relación que guardaba con su hija no será tarea fácil, a pesar de su experiencia como ex agente de la CIA. Desde Estados Unidos deberá volver a Chile, un país por el que siente rechazo por lo que significó en su vida profesional, para también viajar a Alemania, donde se encontrará con una realidad que le hará cagarse en los pantalones, literalmente.

Conclusiones

El último tango de Salvador Allende, de Roberto Ampuero, es una novela de fácil digestión, con una narrativa sencilla, aunque no simple, y una historia en espiral que consigue mantenernos enganchados hasta la última palabra. Una historia que logra emocionarnos con sus diálogos, pero también con la evolución de David Kurtz, con quien crecemos a medida que avanza el libro. Un relato sobre la amistad, sobre el amor, sobre el pasado y sobre el presente, sobre política, sobre superación, pero sobre todo, sobre el peso que tiene la historia, nuestra historia, en la vida, nuestras vidas.

Sobre Roberto Ampuero

El autor de El último tango de Salvador Allende, Roberto Ampuero, nació en Valparaíso en 1953, lo que le permitió vivir el ascenso al poder de Allende y el posterior golpe de Estado con 17 y 20 años respectivamente, la misma edad que tenía la hija de David Kurtz durante aquella época en el libro. En 1973, se marchó a la RDA para estudiar periodismo en la Universidad de Leipzig, otro de los lugares que encontramos en la novela. Enamorado de una chica cubana, se marchó a La Habana, donde acabó decepcionándose con el régimen castrista, cuya realidad política critica también en la obra. Roberto Ampuero ha sido, además, ministro de Cultura en Chile y también embajador en México.

Ficha técnica

Título: El último tango de Salvador Allende
Autor: Roberto Ampuero
Editorial: Debolsillo, octubre de 2014
ISBN: 978-956-325-187-6

You may also like

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Compartir3
Compartir5
+11