Qué relato contar como marca

Storytelling: qué relato contar como marca

¿Qué relato contar como marca? Ésta es, probablemente, una de las principales preguntas que me plantean los emprendedores con los que trabajo a través de mentorías y consultorías. ¿Qué historias puedo compartir? ¿Cómo aplico Storytelling a mi negocio?

La primera historia que debemos contar debe ser la de nuestra marca: de dónde venimos, dónde nos encontramos y hacia dónde vamos. Sin embargo, éste no es el único relato que podemos contar. De hecho, como estrategia de Storytelling es aconsejable recurrir a múltiples historias. Todas ellas reforzarán nuestra identidad como marca.

A lo largo de este artículo, veremos algunas ideas que pueden ayudarnos a desarrollar los diferentes relatos que rodeen a nuestra marca. Los dividiremos por sus tipos protagonistas: personas, objetos y lugares. También conoceremos algunos trucos que pueden ayudarnos a potenciar nuestra creatividad.

Qué relato contar como marca

Como hemos visto anteriormente en otros artículos, el Storytelling nos ayuda a construir la identidad de nuestra marca. Dentro del Storytelling, denominamos brand story a la conjunción de IDENTIDAD + REPUTACIÓN. Aquellos valores que forman parte de nuestra marca, junto a la imagen que proyectamos, es el Storytelling de una marca.

Para contribuir a la construcción de esta brand story, podemos (y aconsejo) recurrir a tácticas propias del Storytelling. Contaremos historias que fortalezcan nuestra marca, utilizaremos elementos narrativos para escribir mejor e impregnaremos de Visual Storytelling nuestra web y nuestra tienda online.

A continuación veremos qué relato contar como marca en nuestra web y en nuestras redes sociales para implementar Storytelling en nuestro negocio. El formato (vídeo, imagen o texto) depende de nuestros recursos, los hábitos de consumo de nuestro público objetivo y nuestras propias necesidades.

Storytelling con personas

Las personas deben ser las principales protagonistas de nuestros relatos. Si nuestro objetivo es humanizar nuestra marca y empatizar con nuestro público objetivo, debemos contar historias de personas con las que nuestros clientes se sientan identificados.

Nuestra historia como emprendedores

Como emprendedores, es importante que contemos nuestro propio relato. Estoy segura que, detrás de nuestra idea de negocio, existe una gran historia. ¿Qué cambió en nuestra vida que nos hizo dejar de ser empleados para emprender? En mi caso, como muchos ya sabéis, fue la muerte de mi perro la que me hizo despertar. Decidí que quería ser dueña de mi tiempo y lo arreglé todo para dejar mi empleo en un canal de televisión internacional e independizarme como Consultora de Marketing y Storytelling.

 

¿Cuál es tu historia? ¿Qué te diferencia de tus competidores? ¿Qué te hace ser especial?

 

Nuestra historia es única e irrepetible. Es un valor intangible que nos ayuda a potenciar nuestra marca. Gracias a nuestra historia, podemos compartir nuestros valores, nuestras creencias, nuestra experiencia… y encontraremos a otras personas que se sentirán conectadas a nosotros por todo ello.

Piensa, por un momento, en cuáles son tus valores personales. Si tienes una conciencia animalista, ¿no prefieres adquirir productos de marcas que respetan los derechos de los animales? ¡Seguro que sí!

Del mismo modo, habrá personas que se sientan conectadas con tu marca a través de tu historia. Bien porque se sientan identificadas con tus vivencias bien porque le guste tu modo de afrontar la vida.

La historia de nuestros empleados y colaboradores

Seguro que las personas que trabajan contigo en tu negocio tienen grandes historias que contar. Sus palabras te servirán como testimonio para reforzar la imagen de marca que estás creando.

Igual que las madres siempre hablan bien de sus hijos, los emprendedores siempre hablamos bien de nuestro negocio. ¿No es cierto que cuando nuestras madres nos dicen lo guapos que estamos les hacemos menos caso? Del mismo modo, si solo nosotros hablamos bien de nuestra marca, no lograremos ganar mucha credibilidad. Es importante que otras personas también lo compartan públicamente.

Para ello, nada mejor que tener a nuestros empleados y colaboradores contentos. En este caso, ¿qué relato contar como marca? Aquí tenemos algunas ideas:

  • Por qué empezaron a trabajar en nuestro negocio
  • Cuál ha sido el mayor reto al que se han enfrentado
  • Anécdotas y curiosidades que les han ocurrido

Es importante que todas estas historias se encuentren alineadas con nuestros mensajes clave. No se trata de contar una historia porque sí, sino de transmitir unos valores que contribuyan a nuestro brand story.

¿Qué historia cuentan nuestros clientes?

Para terminar con las historias protagonizadas por personas, nos centraremos en nuestros clientes. Cuenta con sus testimonios para ganar credibilidad en tu página web. Inclúyelos junto a tus productos o servicios.

Ten en cuenta que no todo testimonio constituye un relato. De hecho, la mayoría de sus opiniones son reseñas del producto en cuestión. Si quieres que tengan formato de historia, hazles las preguntas que se corresponden con los tres actos del Storytelling:

  • Planteamiento: “¿En qué consiste tu negocio? ¿Quién eres?”
  • Nudo: “¿Qué necesidad buscabas resolver?”
  • Desenlace: “¿Cómo te ha ayudado mi producto / servicio?”

Si te planteas qué relato contar como marca con tus clientes como protagonistas, ten en cuenta que en este caso la palabra es de ellos. Puedes realizar las preguntas que desees en un cuestionario para, así, darle formato de historia. Sin embargo, no podrás controlar lo que dicen.

Una segunda opción es realizarles una entrevista en persona o vía Skype e, incluso, grabarla en vídeo para compartirla en tu web y tus redes sociales. Así tendrás material de calidad con el que podrás trabajar posteriormente. Por ejemplo, creando una recopilación en vídeo con los mejores testimonios. Prepara la entrevista previamente para evitar sorpresas poco deseables y ganar en productividad.

Finalmente, es importante que les ofrezcas algo a cambio de su colaboración. Por ejemplo, un enlace desde tu web (que contribuirá a su posicionamiento en Google), un descuento o un regalo.

Storytelling con objetos

Si tienes una tienda online en la que vendes productos, plantéate desde ya modificar la descripción que tienes incluida. Este espacio, tan importante para obtener un buen posicionamiento web, es perfecto para el Storytelling:

  • Si creas tus propios productos y los vendes a través de tu web, aprovecha para contar la historia detrás de cada uno de ellos. ¿Qué te inspiró a la hora de elaborarlos? ¿Qué hace que ese producto sea único?
  • Si tienes un e-commerce en el que vendes productos de otras marcas, cuenta su historia. Preséntalas, explica por qué las elegiste para formar parte de tu proyecto y, por supuesto, sigue las recomendaciones del punto anterior.

Ten en cuenta que Google penaliza el contenido que está duplicado, por lo que debemos evitar copiar y pegar la misma historia en todos nuestros productos. La solución es contar relatos aspiracionales que inspiren a nuestros futuros clientes.

Historias ficticias para tus productos

¿Qué ocurre cuando tienes muchos artículos parecidos (por ejemplo, muchas blusas del mismo modelo pero de diferente color)? Si tienes muchos productos que comparten historia, cambia el relato por uno ficticio. Cuenta cómo pueden utilizarlos tus clientes. Si vendemos una misma blusa en coral, azul y amarillo, cuenta una historia distinta para cada una de ellas.

Puedes usar un personaje ficticio, utilizar la primera persona para implicarte más o la segunda persona del singular para dirigirte directamente a tu cliente. Veamos algunos ejemplos:

  • Para la blusa amarilla + personaje ficticio: “Marina decidió que sus vacaciones no terminaran al regresar a su ciudad tras pasar un mes en la playa. ¡Tenía que lucir su bronceado! Se puso su blusa amarilla y se llevó con ella los rayos de sol a sus cenas con amigas en la ciudad.”
  • Para la blusa azul + primera persona: “Cuando tengo una reunión en el trabajo y quiero transmitir una imagen seria, siempre elijo esta blusa en color azul. Su tono es discreto y combina a la perfección con la mayoría de mis blazers. Si, además, tengo planes después del trabajo, simplemente la combino con una collar, me pinto los labios y calzo unos buenos tacones.”
  • Para la blusa coral + segunda persona: “Si necesitas una inyección de energía que te haga atraer todas las miradas, nuestra blusa coral es para ti. Combínala con unos pitillos blancos durante el día o negros para salir de noche. Lograrás ser el centro de atención.”

Las historias son muy breves, pero todas tienen un planteamiento (regreso de las vacaciones, reunión importante, inyección de energía), un nudo = necesidad (alargar las vacaciones, transmitir seriedad, llamar la atención) y un desenlace = solución (llevarse los ratos de sol, planes afterwork, combinaciones posibles).

En estos ejemplos, he utilizado diferentes fórmulas para que elijas la que mejor encaja con tu marca. No obstante, es importante que seas coherente. Elige una de estas fórmulas y utiliza siempre la misma en tu tienda online y redes sociales. ¿Quieres inspirarte? Sigue el ejemplo de Søstrene Grene en web y redes sociales.

 

Storytelling con lugares

Para terminar con qué relato contar como marca, te diré que los lugares también pueden contar historias. ¿Desde dónde trabajas? ¿En qué lugar se encuentra tu tienda? No es necesario que tengas tu oficina o tienda en un edificio histórico para que puedas contar maravillas de él. ¡Seguro que puedes contar muchas cosas!

Piensa que el ambiente es fundamental en cualquier historia. Por lo tanto, también lo es en la tuya. ¿Por qué trabajas donde lo haces? ¿Qué te hizo elegir ese local o espacio de coworking? ¿Quiénes son tus compañeros de oficina? ¿Qué ventajas tiene tu lugar de trabajo frente a otros? ¿Cómo lo has decorado? Las respuestas a todas estas preguntas forman parte de tu historia y, nuevamente, contribuyen a la construcción de tu identidad como marca.

Trucos para potenciar nuestra creatividad

Para tener buenas ideas y crear historias que conecten con tu público y enamoren a tus clientes, debes potenciar tu creatividad. A continuación, te indico algunos trucos que he aplicado a mi día a día y que me han sido muy útiles:

  1. Permite que la creatividad fluya a través de ti. No importa si se te da bien o mal dibujar, pintar, escribir… déjate llevar sin prestar demasiada atención al resultado. Simplemente, disfruta el camino.
  2. Compra un cuaderno y escribe a mano todos los días. Éstas son las páginas matutinas que Julia Cameron recomienda en su libro El camino del artista. Te servirán para desbloquearte cada mañana y liberar tu creatividad.
  3. Encuentra fuentes de inspiración. Lleva siempre una pequeña libreta contigo, una app de notas en tu móvil o la aplicación para grabar audios accesible. Inspírate con otros emprendedores, con artistas, con películas, con series, libros… ¡Empezarás a ver Storytelling por todas partes!

 

Espero que este artículo te haya servido para inspirarte y contar nuevas historias en tu negocio. Si sabes qué relato contar como marca, sabrás cómo construir una identidad fuerte con la que tus clientes se identifiquen. Ahora dime, ¿cuál será la próxima historia que contarás en tu web y redes sociales?

Curso Online de Storytelling para Emprendedores

You may also like

2 comments

  • Jose VIcente Esteve 29 agosto, 2017   Reply →

    Hola! Un placer conocer este blog. Me ha encantado el post y en especial la importancia al concepto humanizar. Creo que es fundamental redireccionar nuestros objetivos hacia un marketing más humano, que apele más a las necesidades emocionales de las personas, que respecto a las necesidades materiales. Se puede apreciar en la publicidad de la televisión, que en teoría es la que más dinero gasta en publicidad y cuenta con grandes profesionales. Lo que me da miedo de este auge del marketing emocional es hasta cuanto se pueden mercantilizar los sentimientos y las emociones. Y si estas últimas son también sensaciones y emociones creadas o aprovechadas, por encima de todo, para seguir vendiendo, sin tener en cuenta la necesidad real de su target. En fin, soy periodista y analizo mucho estas cuestiones porque, al fin y al cabo, entiendo el fin del marketing, pero no a costa de una ética y unos valores.
    Un placer conoceros y seguir así!!!

    • Lucía Jiménez Vida 29 agosto, 2017   Reply →

      ¡Hola, José! Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo también soy periodista y, probablemente por ello, siempre busco la honestidad en las campañas de marketing que realizo. Es importante humanizar las marcas, pero no mercantilizando los sentimientos. ¿Cómo conseguirlo? Siendo honesto. Cada emprendedor, cada negocio, cada marca tiene una historia única e irrepetible. Contarla nos ayuda, precisamente, a crear un vínculo y responder a esas necesidades emocionales, difundiendo y compartiendo nuestros valores. ¡Muchas gracias por tu comentario! Me parece una reflexión muy interesante 🙂

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Compartir21
Compartir
+1