Qué es Storytelling

Storytelling: qué es y cómo puede beneficiar a tu negocio

El storytelling o, en español, el arte de contar historias es una potente táctica que muchas empresas han decidido incorporar a su estrategia de marketing. ¿Por qué? Los seres humanos tendemos a empatizar con los personajes de una historia y mantener ésta en nuestro recuerdo por más tiempo. Al final de este artículo entenderás cómo puedes aprovechar el poder de las historias en beneficio de tu propio negocio.

A nuestro cerebro le gustan las historias

La sobrecarga informativa a la que sometemos a nuestro cerebro nos conduce a tener que procesar una inusitada cantidad de datos. Si estás pensando en comunicar los principales mensajes clave de tu negocio utilizando estadísticas, volúmenes de ventas, distribución, crecimiento, etc., quizás no sea la mejor idea. De acuerdo con el estudio Cognitive load theory, educational research, and instructional design: some food for thought, de la California State University, cuando nuestro cerebro se encuentra saturado, los datos nuevos que nos llegan no se mantienen en nuestra memoria, sino que se marchan con la misma parsimonia con la que habían llegado.

Las historias, por el contrario, no nos exigen un esfuerzo extraordinario para que podamos comprenderlas y nos resultan más fáciles de recordar debido a que logran activar hasta siete partes diferentes de nuestro cerebro, de acuerdo a los datos que recoge la web Ethos3.

Storytelling para tu negocio

Teniendo en cuenta estos datos, no es de extrañar que el 78% de los CMO (Chief Marketing Officers) estimen que el futuro del marketing pase por el contenido personalizado, según un estudio realizado por la empresa NewsCred. Si, además, ese contenido que generemos resulta ser una historia, lograremos situarnos en el top of mind de nuestros clientes potenciales de una forma mucho más eficaz o, explicado de otro modo, conseguiremos que recuerden nuestra marca más fácilmente.

Los conferenciantes que ofrecen sus charlas en TED, generalmente transmiten sus ideas mediante una historia que acompañan de material audiovisual: una presentación, imágenes o, incluso, algún que otro vídeo corto. Sin duda, lo más interesante de sus presentaciones es el modo en el que cuentan sus historias, ya que logran atrapar a la audiencia desde el primer momento. Generalmente, son historias de autosuperación en las que el ponente presenta el conflicto al que se debió enfrentar y cuenta cómo halló la solución. Los presentes se sienten identificados con su relato y así consigue llamar su atención y cautivarles: es la base del storytelling.

Del mismo modo, un negocio puede aprovechar para contar su historia desde el inicio de los tiempos (por qué surgió la idea de su creación, contra qué debieron luchar sus fundadores, cómo lograron superar las primeras dificultades, etc.) o, simplemente, para presentar su nuevo producto (qué problema identificaron en la sociedad al que consideraron necesario dar solución, por qué eligieron esa solución y no otra, etc.). Son muchas las historias que se pueden contar, ¿has encontrado ya la tuya?

Elementos principales de una historia

Elementos de toda historia

Si ya conoces qué historia te gustaría contar acerca de tu negocio, es importante que conozcas cómo debes utilizar el storytelling en tu favor. Para ello, te será de utilidad recordar los elementos que componen todo relato:

  1. Estructura: el planteamiento, nudo y desenlace debe estar presente en toda historia, ya tenga una duración menor a un minuto o supere los quince. Es fundamental presentar al personaje principal, relatar a qué conflicto se debe enfrentar y explicar cómo logra resolverlo. El conflicto, no está de más recordarlo, debe ser coherente a la situación. Si bien es cierto que cuanto más difícil sea, mayor será la sorpresa por parte de la audiencia, tiene que ser creíble. De otro modo, estaremos rompiendo el trato narrativo que establecemos con nuestro interlocutor y acabaremos perdiendo su confianza.
  2. Personaje(s): toda historia cuenta una serie de sucesos que le ocurren a un personaje, por lo que la presencia de éste resulta incuestionable. Requiere un proceso de caracterización que nos permita presentarlo como héroe o villano dentro de nuestro relato. Es importante que su papel dentro de la historia sea fácilmente reconocible, sobre todo si nuestra historia tiene una duración corta, una práctica recomendable si no queremos aburrir a nuestros futuros clientes.
  3. Tiempo y espacio: del mismo modo, es importante generar una atmósfera que permita al espectador / lector / oyente identificar en qué momento de la historia se encuentra y en qué lugar. Desde el punto de vista empresarial, debemos aprovechar para transmitir los valores nuestro negocio de forma sutil (no, esto no significa que coloques tu logo en todas partes).

Como hemos visto en este artículo, el storytelling lo podemos definir como el arte de contar historias, de utilizar los elementos narrativos para transmitir los mensajes de nuestra empresa, sus valores y anunciar sus nuevos productos de forma que llame la atención de nuestro público objetivo y logremos mantenernos en su recuerdo. ¿Estás dispuesto a ser el protagonista de tu historia?

You may also like

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Compartir15
Compartir18
+11