Protagonista y antagonista: los personajes en Storytelling

Cuando los autores noveles empiezan a escribir sus primeras historias, es habitual que centren todos sus esfuerzos en desarrollar su idea inicial. Una vez superado el bloqueo de la página en blanco, escriben y escriben. Sin embargo, a menudo se olvidan de desarrollar correctamente sus personajes. Como consecuencia, nos encontramos con protagonistas que no logran empatizar con la audiencia, antagonistas poco creíbles e incoherencias en sus acciones.

Para que esto no te ocurra, protagonista y antagonista son los personajes principales que debes aprender a desarrollar, aunque lo recomendable sería que no te olvidaras tampoco de los secundarios. Contar con unos personajes bien construidos ayudará a que tu historia sea más convincente. Esto te ayudará a alcanzar más fácilmente los objetivos que te hayas marcado con el storytelling. Dicho de otro modo, tu mensaje llegará mejor al receptor.

Protagonista y antagonista: personajes imprescindibles

Como decíamos, protagonista y antagonista son los personajes clave de toda historia. Mientras que el protagonista es el personaje principal, con el que nuestro público debe empatizar, el antagonista representa la fuerza opuesta que le impide alcanzar su objetivo. La presencia del antagonista es imprescindible para que se produzca el conflicto. Si nuestro protagonista pudiese alcanzar su meta desde el principio, nos quedaríamos sin historia. Debe existir algo (o alguien) que le impida llegar a ella. El antagonista, por tanto, puede ser una persona, un conjunto de personas e, incluso, una institución.

En cuanto al protagonista, es importante que recorra un camino transformador desde que comienza la historia hasta que esta termina. Cuando llega el punto de catarsis, el protagonista debe haber aprendido una valiosa lección que le haya cambiado para siempre. No importa lo corta o larga que sea tu historia. Si tu objetivo es que tu premisa se comprenda y persuada a tu audiencia, el primero que debe experimentarla es el protagonista.

[Tweet “Protagonista y antagonista, los personajes clave de toda historia”]

Héroes y villanos: ¿quién es quién?

Lo habitual en la mayoría de las historias es que el protagonista sea el héroe (Superman) y el antagonista sea el villano (Lex Luthor). Sin embargo, también puede suceder al contrario. De hecho, en los últimos años han proliferado muchas historias que contaban con un antihéroe como protagonista: Walter White, de Breaking Bad; Tony Soprano, de Los Soprano; o Nucky Thompson, de Boardwalk Empire. ¿Y Pablo Escobar en Narcos? ¿Sería un antihéroe que actúa como protagonista o un antagonista al que persigue Steve Murphy, agente de la DEA y narrador? ¿Quién pensáis que es el verdadero protagonista de la serie de Netflix?

Recuerda que el antihéroe no tiene por qué ser un delincuente. Es un personaje que actúa como protagonista pero que carece de los valores propios del héroe. Don Draper, de Mad Men, sería un ejemplo de ello. También Jimmy McNulty, de The Wire. A pesar de que ambos realizan acciones ilegales en muchos casos, su personajes se encuentran dentro del sistema legal. McNulty es el policía que persigue a los malos y Don Draper es un publicista de éxito con gran carisma.

[Tweet “El antihéroe es aquel protagonista que carece de los valores propios del héroe”]

A la hora de decantarte por contar la historia desde el punto de vista del héroe o del villano, es importante que te plantees las siguientes cuestiones: ¿Qué idea quiero transmitir? ¿Qué tipo de historia me ayudará a transmitirla mejor?

Personajes secundarios: por qué los necesitas

Si bien es cierto que protagonista y antagonista son los personajes principales de tu historia, lo ideal sería que tampoco te olvidaras de los secundarios. Su presencia es importante porque sirven para desarrollar al protagonista. Por lo tanto, su existencia únicamente se justifica si tiene una influencia clara y directa sobre la trama principal. Si no es así, si su desaparición no afecta al desarrollo del protagonista, entonces puedes eliminarlo. Los secundarios pueden ser aliados de nuestro protagonista, para ayudarle a conseguir su objetivo, o enemigos que obstaculizan su camino.

El peso de los secundarios puede variar: pueden acompañar al protagonista durante toda su historia (como Sam con Frodo en El señor de los anillos) o pueden aparecer en momentos clave para guiar a nuestro personaje principal y luego desaparecer (como el Gato de Cheshire en Alicia en el país de las maravillas).

Construir un personaje en 3 sencillos pasos

Las historias creadas con objetivos de marketing también deben contar con protagonista y antagonista, además de secundarios, bien construidos. Como hemos remarcado en otras ocasiones, para conectar emocionalmente con nuestra audiencia a través de una historia, es imprescindible que ésta sea creíble. ¿Cómo se construye un personaje?

  1. Realiza una descripción del personaje lo más completa posible. Debes imaginar cómo es físicamente y cuál es su carácter (y por qué es así). También es importante que conozcas su pasado, centrándote en las vivencias que lo han llevado a su presente. ¿Debes hacerlo con todos los personajes? Sí, los desarrollarás más o menos en función de su peso en la historia. ¿Debes hacerlo aunque tu historia sea corta? ¡Por supuesto! Cuanto más corta sea tu historia, más convincente tendrás que ser.
  2. Define si tu personaje es redondo o plano, es decir, si evoluciona con la historia o no. Como hemos visto anteriormente, el protagonista debe ser siempre un personaje redondo, ya que tiene una lección que aprender y es el responsable de transmitírsela a nuestra audiencia. ¿Qué ocurre con los demás personajes? ¿Deben evolucionar, también, con la historia? Todo dependerá de su peso en la historia. Si su aparición es continua a lo largo del relato, es lógico que realicen un aprendizaje. Si aparecen de forma puntual, no tiene por qué suceder.
  3. Rellena una ficha que incluya toda la información relativa al personaje. Su papel en la historia, su nombre, género, edad, pero también su objetivo, sus conflictos y, por supuesto, su descripción.

You may also like

2 comments

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Compartir105
Compartir6
+1