Historias para emprendedores

Las 3 historias que todo emprendedor debe saber contar

Historias para emprendedores que todos aquellos que tenemos un negocio deberíamos saber contar. Existen multitud de ocasiones en las que deberemos presentarnos. Nos preguntarán quiénes somos, a qué nos dedicamos y por qué lo hacemos. Dime, ¿te identificas con alguna de las siguientes frases?

 

Me  van a hacer una entrevista y no sé que decir…

Imparto una conferencia y no sé cómo presentarme…

Me gustaría llamar la atención cuando entro en un nuevo grupo de Facebook…

Tengo que rellenar la página “Sobre mí” de mi web y no sé por dónde empezar…

No sé qué puedo decir de mí en sólo 30 segundos…

Cuándo me preguntan a qué me dedico no sé qué decir…

 

¡Necesitas preparar tu historia! Debes saber bien qué mensajes claves deseas comunicar para ser capaz de hacerlo en éstas y otras tantas situaciones diferentes. Si sabes bien quién eres, qué haces y qué te motiva podrás expresarlo en 30 minutos, en 30 segundos, en 1000 palabras o en 100 palabras.

Las 3 historias para emprendedores que son básicas

Existen tres historias fundamentales que debes conocer sobre ti si quieres profundizar en tu Storytelling. El objetivo debe ser siempre comunicar de forma efectiva los mensajes clave de tu negocio.

  • Si, por ejemplo, realizas diseño de joyas, puede que quieras transmitir elegancia y sofisticación.
  • En cambio, si te dedicas al handmade, quizás tu mensaje sea la exclusividad de tus productos (¡todos y cada uno son únicos!).
  • Si lo tuyo es la repostería, probablemente quieras hablar de la calidad de los ingredientes, su sabor, etcétera.

Este tipo de mensajes puedes comunicarlos a través de las tres historias para emprendedores que vamos a ver a continuación. De este modo, cuando te pregunten a qué te dedicas o tengas que explicarlo en algún grupo en Facebook o similar, estarás vendiéndote y persuadiendo para que, además de conocerte, te compren.

Te diré quién soy

La primera de estas historias para emprendedores es la respuesta a la pregunta ¿Quién eres?

Cuando nos preguntan quiénes somos o nos piden que nos presentemos, en un evento o en un grupo, tendemos a contestar qué hacemos. Sin embargo, pocas decimos realmente quiénes somos. Lo mismo nos ocurre en nuestra web.

El motivo es que conocernos a nosotros mismos como emprendedores no es tarea fácil. ¿Quiénes somos realmente? ¿Cuáles son nuestros valores? ¿De dónde venimos? Prueba a escribir un breve texto contando tu historia. Por ejemplo:

 

Soy Lucía Jiménez Vida, una apasionada de las buenas historias. Disfruto tanto con un buen libro como con una gran película o una extraordinaria serie de televisión. Este amor por la narrativa me viene desde pequeña cuando decidí que quería ser escritora. Estudié Periodismo, pero las historias de ficción continuaron llamando mi atención. Ya como responsable de contenidos en Marketing Digital, me especialicé en Storytelling.

No estoy contando exactamente qué hago, pero sí estoy comunicando mi interés por la narrativa, el periodismo, la comunicación y el marketing. Estoy vendiéndome a través de la empatía. Hablo de mí para llamar la atención de personas afines que puedan sentirse identificadas conmigo.

Te invito a que abras tu cuaderno, tu Word o similar y escribas un párrafo parecido al mío. Si quieres, puedes escribirlo en los comentarios de este artículo para que así pueda darte mi opinión.

A qué me dedico y cómo lo hago

La segunda de estas tres historias para emprendedores puedes contarla de una vez o dividirla en dos historias breves (qué hago y cómo lo hago). Yo he decidido unirlas porque, en realidad, guardan bastante relación.

Cuando cuentes la historia de qué haces y cómo lo haces es importante que te pongas en el lugar de tu interlocutor. ¿Qué le gustaría oír para comprar tu producto?

  • No sólo digas que diseñas ropa. Di que creas prendas que te hacen sentir especial.
  • O, por ejemplo, no digas que haces jabones a mano. Di que elaboras aromas únicos.
  • No digas fabricas juguetes para niños. Di que aseguran horas de diversión para los más peques.

Resalta el valor de tus productos o servicios. ¡No tengas miedo de presumir de ellos! Para venderlo, debes ser la primera persona que crea firmemente en su calidad, en sus características especiales, en ese “duende” que los hace únicos. Por ejemplo:

 

He creado la primera guía en español de Storytelling para emprendedores. Es el manual más completo que encontrarás para aprender a utilizar el poder de las historias. Con él aprenderás a venderte mejor a través de textos más persuasivos. Sus dos niveles, intermedio y avanzado, se adaptan a la perfección a las necesidades de cada emprendedor.

Y, además, comparte el proceso de tu trabajo. ¡Hazlo siempre! Cuenta tus avances en redes sociales, explica cómo es el proceso de elaboración, haz partícipe a tu audiencia. Por ejemplo:

 

En esta guía de Storytelling he escrito todo lo que me hubiese gustado encontrar a mí cuando empecé a estudiar narrativa aplicada al marketing. Mi aprendizaje de todos estos años está resumido en estos libros. Además, he incluido plantillas y una masterclass para facilitar el aprendizaje e inspirar a otros emprendedores.

Por qué lo hago / Qué me motiva

Finalmente, la última de estas historias para emprendedores se basa en los motivos que nos mueven hacia nuestros objetivos. Este relato es el que realmente nos diferencia de nuestros competidores. Ellos pueden realizar los mismos productos que nosotros e, incluso, imitar nuestro proceso de trabajo. Sin embargo, la historia de quiénes somos y qué nos motiva no puede ser la misma para los demás. Si nos copian en esto, te aseguro que el problema lo tienen ellos.

El motivo por el que te dedicas con tanta pasión a tu negocio puede ser fundamental para tus clientes. Quizás, a la hora de elegir entre tus productos y los de tus competidores, te elija a ti porque tus motivaciones le gusten más.

Pongo un ejemplo. Imaginemos un fabricante de zapatos cuya motivación es dedicar sus beneficios a regalar otro par de zapatos a un niño que los necesite (como TOMS). Frente a él, otro fabricante que lo único que quiere es vender zapatos para ganar dinero y enriquecerse. Si son zapatos del mismo estilo y con precio similar… ¿Cuál de los dos pares de zapatos prefieres?

Pregúntate el motivo por el que cada mañana te levantas para trabajar en tu propio negocio. ¿Cuáles son tus motivaciones? Por ejemplo:

 

Decidí dejar mi trabajo estable en una gran cadena de televisión para dedicarme 100% a mi propio negocio. Lo hice porque quería ser dueña de mi tiempo y elegir, así, las prioridades de mi vida. Escogí Storytelling y Marketing de Contenidos porque es lo que mejor sé hacer. Decidí dirigirme a los emprendedores porque quiero ayudarlos como otros me ayudaron a crecer a mí.

Cómo contar estas historias para emprendedores

Si vas a escribir tu historia, te recomiendo que lo hagas siguiendo la estructura en tres actos: planteamiento, nudo y desenlace. Si lo que quieres es tenerla preparada para esos momentos en los que te pidan que te presentes o te pregunten quién eres, esto es lo que tienes que hacer:

  1. Escribe las tres preguntas que hemos visto: quién eres, qué haces y por qué lo haces.
  2. Responde a cada una de las preguntas de manera individual, como he hecho yo a lo largo del artículo.
  3. Une los tres párrafos. Ésta es tu historia al completo.
  4. Puedes añadir detalles si deseas hacerla más larga.
  5. O puedes eliminar información para adaptarte a espacios más pequeños / tiempos más cortos.
  6. Memorízala.

De este modo, siempre tendrás en mente tu historia. Recuerda que debes transmitir tus valores y mensajes clave. Si no es así, si no sientes que la historia te representa, es momento de volver a escribirla.

Saber contar estas historias para emprendedores es importante si queremos mejorar nuestra confianza y seguridad al hablar sobre nosotros mismos. De este modo, además, conseguiremos persuadir y vendernos mejor.

Curso Online de Storytelling para Emprendedores

You may also like

2 comments

  • José Muñoz Caro 20 junio, 2017   Reply →

    Me encanta Lucía. Al final los hombres y mujeres somos cotillas por naturaleza y nos gustan que nos cuenten historias si no no se consumirían tantos libros, películas o series. Sin duda este post es el perfecto guión para que cada uno hagamos nuestra propia película autobiográfica, yo añadiría alguna anécdota, algo muy personal, como si estuvieras contando algún secreto tuyo. Siempre cuando pretendemos vendernos nos ponemos en plan máquina explicando qué es lo que hacemos y no decimos verdaderamente quiénes somos. Yo empezaría a lo serie histórica (sabes que me gusta más lo audiovisual que lo escrito) y sería algo así “Soy José Muñoz Caro, hijo de Manuel y Rosario, un chico que un día decidió salir de su pueblo para perseguir su sueño en una gran ciudad”.

    Anda! Me has dado una idea para mi próximo vídeo de presentación. Gracias Lucía, gracias por ser tan dulce. Me alegra saber de ti y espero que sigamos en contacto. Por cierto, date una vuelta por mi blog (www.jmucar.com) lo mismo hay HISTORIAS que te gustarán leer.

    Un beso.

    • Lucía Jiménez Vida 22 junio, 2017   Reply →

      ¡Qué alegría saber de ti, José! Ahora mismo me paso por tu blog para conocer esas historias

      Efectivamente, cada uno tiene que llevarse estos consejos a su terreno y aplicarlos a lo que más les guste o se les dé mejor. En tu caso, por ejemplo, el audiovisual. Me parece muy buena entrada ésa que comentas.

      Gracias a ti por pasarte por aquí y dejarme un comentario tan positivo. ¡Volvemos a estar en contacto!

      Un beso fuerte.

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Compartir129
Compartir26
+1