Cómo superar el bloqueo del escritor

Bloqueo del escritor: todo lo que necesitas saber para superarlo

¿Has sufrido el llamado bloqueo del escritor? No importa si eres escritor, guionista, periodista, blogger o community manager. Si te dedicas a la creación de contenidos, seguro que alguna vez te has enfrentado a él. Sin embargo, superar el miedo a la página en blanco es posible. Existen muchas técnicas, pero hoy te traigo las tres soluciones que a mí mejor me funcionan. En resumidas cuentas, se trata de conseguir que la página deje de estar en blanco. Cuando no logro articular palabra o me siento poco inspirada, simplemente relleno lo que puedo. Poco a poco, mi ritmo de escritura se va acrecentando hasta que logro terminar el artículo, el relato o el documento en el que estoy trabajando. ¿Quieres conocer mis tres secretos?

3 pasos para superar el bloqueo del escritor

1. Empieza a escribir

Cuando comencé a dedicarme a la creación de contenidos de forma profesional, me vi obligada a superar el bloqueo del escritor. Hasta entonces, había escrito por puro placer, cuando me había sentido inspirada o cuando consideraba que tenía algo que decir. Sin embargo, en mis primeros trabajos como periodista aprendí que cada día tenía que entregar una serie de artículos, estuviese inspirada o no.

Un día, en el que uno de los artículos que tenía que escribir -sobre cine independiente- se me había atragantado y no tenía forma de empezarlo, un compañero con más experiencia me dijo: “Empieza a escribir. Hazlo bien, hazlo mal, no importa, escribe sin importarte cómo lo escribes.” “No puedo”, le respondí yo. “Claro que puedes, lo haces todos los días”.

¿Sabes qué? Mi compañero tenía toda la razón del mundo. ¡Claro que sabía escribir! ¡Claro que podía escribir! Quizás peor, probablemente con menos garra, seguramente con menos corazón, pero podía hacerlo. Empecé a escribir, terminé el artículo y me puse a revisarlo. Corregí algunas expresiones, cambié el orden de algunas ideas y le di formato.

Mientras trabajaba sobre el texto, me di cuenta de que no me había quedado tan mal. De hecho, ¡estaba bastante bien!

Cuando sientas que el bloqueo del escritor te acecha, escribe. Es importante que no revises lo que escribas hasta que hayas llegado al final. Cuando lo logres, despéjate, toma una infusión, sal a tomar el aire y regresa a tu escrito. Léelo, modifícalo y termínalo. Estoy segura de que te llevarás una grata sorpresa al comprobar el resultado.

2. Crea un esquema con la estructura de tu texto

Es una segunda opción que a mí me suele funcionar para superar el miedo a la página en blanco. Frecuentemente, utilizo esta técnica para escribir los artículos de mi blog. Siempre me planifico los temas sobre los que voy a escribir con mi calendario editorial en Trello. Cuando se va acercando el momento de redactarlos, acudo a mi WordPress, creo una nueva entrada y me sitúo ante la página. Recuerda: el secreto para evitar el bloqueo está en que la página en blanco… deje de estar en blanco.

Lo primero que hago es crear un esquema con la estructura del texto. Establezco las ideas que desarrollaré en la introducción, escribo y doy formato a los subtítulos que utilizaré y subo la foto principal que acompañará al texto. Entonces, repito la acción con los artículos de las siguientes semanas. Así, cuando llega el momento de terminarlos, siento que ya he avanzado buena parte del trabajo. Al abrirlos, la página no está en blanco. Por el contrario, me ofrece una serie de ideas estructuradas, de tal forma que tan sólo tengo que ampliarlas.

3. Empieza por la introducción y las conclusiones

Finalmente, la tercera técnica a la que suelo recurrir es un híbrido de las dos anteriores. Cuando necesito terminar un escrito en un tiempo limitado y no me siento especialmente inspirada, recurro a esta opción. Se trata de empezar por la introducción y continuar por las conclusiones, saltándome todo el nudo del escrito. Cuando siento que la inspiración no me acompaña, lo que más me cuestan son los finales, así que prefiero terminarlos pronto. Con esta técnica consigo vincular las ideas del comienzo con el cierre del texto: el planteamiento y el desenlace. Es una buena idea porque después tan sólo tengo que desarrollar estos mismos conceptos argumentando sobre ellos, ampliándolos y ofreciendo datos interesantes como cifras o testimonios, por poner un ejemplo.

Existen muchas técnicas diferentes para superar el miedo a la página en blanco. Tras haber probado muchas opciones diferentes para hacer frente al bloqueo del escritor, éstas son las que mejor me han funcionado. Quizás a ti también te vengan bien o quizás quieras darnos a conocer tu secreto. ¡Espero tus comentarios!

You may also like

2 comments

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Compartir48
Compartir1
+1